Encuestas

¿Dónde disfruta más del Chamamé?
1- En los festivales
2- Con los amigos
3- En mi casa
4- Cuando estoy lejos de mi tierra
Así te siento, Chamamé!
Jueves, 18 de agosto de 2011
Así te siento, Chamamé!


Las noches del litoral rezuman chamamé por los cuatro costados cada verano…Recorriendo calles y pueblos, fronteras y escenarios grandes y pequeños, cuasi altares donde  retumban guitarras lloronas y se desperezan sin prisa y sin pausa acordeones, encontramos tantas miradas, tantas nostalgias en ojos viejos y tantas alegrías en ojos nuevos que descubren esos sonidos que ya nunca más se les escaparán del alma…
Estuve caminando mi provincia, observando todo, desprovista de prejuicios y hasta de mis propios gustos, para llegar hasta el fondo mismo de esta “cosa”, de esto que se siente, que se vive, que nos nutre, que nos hacer ser esto y no lo otro. Mburucuyá despertó en mi tanta emoción, no solo el chamamé cercado, custodiado, hasta mezquinado y exhibido como al mejor toro de raza, sino esa conjunción perfecta: música, músicos, gente, noches, amigos, buen vino, lugar recóndito e inmejorable para elevar en lo alto esa bandera de exclusividad…
Muy cerca de lugares y fecha, la Fiesta Mayor, la soñada, la esperada, la deseada de todas: esperando con más luces que el mismo cielo, brillando junto a las enormes ganas de vivir y mostrar  esta  madre-hija nuestra: La Fiesta Nacional, ahora Mundial del Chamamé, de largos brazos extendidos hacia las fronteras que en la música no son más que un dibujo, una excusa, una simple razón más para juntarnos todos.
Nos pusimos trajes de fiesta, nos preparamos como para una boda: el pueblo y su música. Algunos prefirieron venir de alpargatas, y pudieron bailar mejor que nadie, sin importar más nada son los que disfrutaron en cuerpo y alma, otros pensaron que de frac y corbatas honrarían mejor lo que tanto aman: y prestaron sus oídos con el más respetuoso de los silencios, para que pueda calar hondo, muy hondo y durar hasta la próxima…pero invariablemente todos juntos, alpargatas y corbatas,  cada vez que el corazón se los pedía terminaban al unísono con un sapucai que solo quien lo grita en el momento que lo siente sabe de qué se trata.
Después de solo unos días de descanso de gargantas y emociones, allá en costa de Uruguay, donde se mezclan desaforadamente gauchos y gaúchos “pra bailar chamamé” , Montieleros de pura cepa tienen “su encuentro” propio, y hacen gala de las más exquisitas muestras de este estilo incomparable, en un anfiteatro a la medida de sus pretensiones, cadencia perfecta en esos bailarines de ensueños, donde el que no sabe o no puede se deleita tanto viéndolos bailar y los acompaña con el corazón, hay que estar allí para comprender , una vez más…


Chamamé que se siente.
Chamamé que se vive.
Chamamé que hierve la sangre
Y rejuvenece las miradas
Chamamé que es milagro
Chamamé que es capaz de devolver
en un solo acorde…todo aquello
que en algún momento de
nuestras letánicas vidas,
creímos que habíamos perdido
para siempre…



Ojalá cada día, podamos escuchar esa “musiquita” que es como una oración de nuestra más profunda raigambre, creencia, virtud y modo de ser, ojalá cada pueblo la pueda tener siempre a mano para renovarse en la esperanza y en la alegría, ojalá quienes tengan en sus manos el poder y la posibilidad de acercarla a los jóvenes no duden un instante en que estarán dándoles la mejor excusa para “volver” siempre a los suyos. Y a los que ya han pasado un buen tramo de la vida, les estarán regalando  las mejores sonrisas, las sonrisas de la paz en sus corazones…
Que viva el Chamamé!

 

Silvia Muñoz Velcheff

Presidente de Fundación Chamamé

Trabajando con vocación de servicio, por Nuestra Música: El Chamamé

 

 



Datos de contacto

www.corrienteschamame.com
San Lorenzo 1788
3400 Corrientes,
(+54) 0379 4425938 / 0379-154803722

corrienteschamame@gmail.com