Encuestas

¿Dónde disfruta más del Chamamé?
1- En los festivales
2- Con los amigos
3- En mi casa
4- Cuando estoy lejos de mi tierra
Avañe´ëme kuatia, po
Miércoles, 08 de junio de 2011
Avañe´ëme kuatia, po



por Girala Yampey
Siendo el guarani una lengua hablada o por lo menos entendida por la mayoría de los habitantes del Taragüi, creo que es bueno que nos preguntemos si debemos ocuparnos o no por saber algo de ella. El Dr. Vertinaldo Avalos Rojas, en su exposición durante las reuniones llevadas a cabo en la Legislatura correntina, citó más de 20 excelentes razones para estudiar el guarani. Ojalá se publiquen alguna vez.
Si estudiamos el guarani, enriqueceremos nuestra mente. Es un valor agregado, como cualquier otra lengua y, lógicamente, muchos creen casi ineludible el aprendizaje del inglés. Pero, debemos desmerecer la importancia del idioma que está a nuestro lado y necesita de nuestra ayuda. Comerciantes, médicos, escritores, publicistas, maestros, artistas, policías y todos los habitantes correntinos, deben tratar de conocerla, aunque fuere por sus vocablos elementales, para sopesar sus valores y degustar sus expresiones. Seguramente terminarán amándolo, por aquella frase de Aristóteles: Solamente se puede amar lo que se conoce. Además, les prestará una gran utilidad en el cotidiano andar.
Muchos objetan el atraso del guarani y le endilgan las falencias que tiene para el aprovechamiento de los conocimientos actuales, científicos y tecnológicos. Es como decir: “¿Para qué plantar el árbol que no veremos sus frutos?” Sin embargo, todo lo que tenemos, en valores estéticos y morales, en riquezas materiales y espirituales, en diversidad de idiomas y el saber de la humanidad, se han construido de generación en generación, heredadas y corregidas por los pueblos de todas las latitudes. Siendo el idioma guarani, parte de la Identidad cultural, no podemos arrojarlo por la borda ni seguir persiguiéndolo con marginaciones. No tenemos otra alternativa que asomarnos a ver de qué se trata, como fieles y honestos herederos de un valioso legado.
Haré una breve referencia a la conformación de la lengua castellana, a fin de mirar desde ése espejo las circunstancias del guaraní.
La Primera Gramática castellana, obra de Elio Antonio de Nebrija, fue publicada en 1492, coincidiendo con el descubrimiento de América. No pudo ser más oportuna, los conquistadores, hablaban un castellano en formación y los pocos que sabían escribir, lo hacían bastante mal. Si leyéramos ahora ésos escritos nos costaría “un Perú” entenderlos.
En 1586, Fray Luis de Bolaños, traduce al guarani el “Catecismo”. En 1595 el Padre José de Achieta, publica “Gramática de la lengua de Brasil”. En 1616, Antonio Ruiz de Montoya escribe “Tesoro de la lengua guarani”, publicado en Madrid en 1640, con una diferencia de 148 años de la Gramática de Nebrija, que dice: “Arte y Bocabvlario de la lengva gvaraní”. “En efte Bocabulario fe ponen los vocablos fimplemente. Para faber fus vfos, y modo de fraffes, fe ha de ocurrir a la fegunda parte, v. g. bufco aquí Hombre, hallo que es Abá, fufcarè Abá, en la fegunda parte, y allí hallarè lo que fe dize del hombre.”
¡Qué embrollado para leerlo en la actualidad! Así se han construido y desarrollado todos los idiomas. El guarani, tiene ahora la ventaja de contar con circunstancias propicias para rehacerse, por las facilidades actuales en la difusión y el aprovechamiento de la escritura castellana. Desde luego, puede constituirse nuevamente en la “lengua general” de la zona guaranítica, como lo llamaron los españoles de antaño. Las riquezas del guarani volverán a gatear por las gargantas correntinas. Quienes lo hablan, deben seguir modulando sus dulces vocablos para mantenerlos y transmitirlos a los demás. Que no se herrumbren en sus gargantas.
El proceso seguido en la conformación de un idioma comienza con el Idiolecto (lengua individual - propio), el sociolecto (de un grupo o sociedad), el dialecto (de una región) y el Idioma (de un pueblo). Se agregan ahora los llamados lenguaje tecnológico y lenguaje científico. En la evolución idiomática colaboran ahora nuevas disciplinas: Filología, Etimología, Lingüística y Semiótica, que ayudan grandemente a estudiarlos a fondo, corrigiendo y depurándolos de sus vicios para darles brillo y elegancia en el buen decir. El Castellano superando sus etapas primarias, conformada con raíces griegas y latinas, más el aporte del árabe y otras lenguas de pueblos vecinos, se erigía en importante idioma. Vino oportunamente en ayuda del guarani que estaba en plena formación pero sin escritura. Sin embargo, no marcharon juntos en el desarrollo de sus estructuras para enfrentar a la modernidad. El guarani fue encorsetado, limitado en su crecimiento por circunstancias sociales y políticas.
Lo que antecede, viene a cuento para entender que el Guarani es un idioma unificado de gran vitalidad, aunque la organización social aborigen, ha motivado la aparición de ciertas características regionales cuando un grupo se alejaba del Táva (pueblo) instalándose en otra región. Entonces, surgían nuevas palabras, matices o modismos que modificaban el habla de origen. Aún con esas diferencias, todos los grupos se entendían sin dificultades. Por ésa suerte de homogeneidad, fue llamada “Lengua general” por los españoles. Las diversas modalidades o diferencias dialectales, han devenido por falta de interacción de la misma lengua entre las diversas regiones. Pero, poco a poco, como ocurrió con la lengua castellana, paulatinamente y con ufano regocijo, vendrán las recuperaciones, préstamos y neologismos para el funcionamiento eficaz y de buen provecho del guarani, para mejor lucimiento de las costumbres y tradiciones de nuestros ancestros guaraníes, a través del hermoso y dulce avañe’ê.
El somero relato que acabo de hacer, trata de explicar lo que acontece en la conformación y el desarrollo de una lengua, sus alternativas de ir adelante o quedar en el olvido. El guarani, a pesar de haber sufrido persecuciones y no contar con la valiosa ayuda de la escritura, tuvo la suerte de no perderse en la desmemoria. Tiene por delante un gran futuro. Es sólo cuestión de tiempo.
Por Girala Yampey
Corrientes, Agosto 2005



Datos de contacto

www.corrienteschamame.com
San Lorenzo 1788
3400 Corrientes,
(+54) 0379 4425938 / 0379-154803722

corrienteschamame@gmail.com