Encuestas

¿Dónde disfruta más del Chamamé?
1- En los festivales
2- Con los amigos
3- En mi casa
4- Cuando estoy lejos de mi tierra
Música en San Cosme
Miércoles, 22 de enero de 2020
Chango Spasiuk visitó la tierra del Taita del chamamé
De visita por San Cosme, el Chango Spasiuk quedó empayesado con la tierra de Mario del Tránsito Cocomarola. Arribó ayer a la siesta, pese a la intensa lluvia.

En el marco de la 30ª Fiesta Nacional del Chamamé y tal cual estaba programado, el músico y compositor misionero llegó hasta la tierra de Cocomarola, tocó un chamamé, comió palometa, apreció una muestra fotográfica dedicada al Taita, habló con la gente del pueblo y quedó empayesado con nuestra manera de ser.

En su breve visita por San Cosme, el bandoneonista llegó por primera vez a la Laguna Totora, acompañado por la intendente Verónica Maciel. Degustó algunos platos típicos a base de palometas y quedó encantado por la majestuosa Totora. Seguidamente visitó La Casona - Museo Mitre lugar donde fue recibido con El sancosmeño de Tránsito Cocomarola, interpretado por Carlos Silva y Gerardo Zaracho (músicos sancosmeños).

El Chango se sentó junto a los músicos a contemplar lo que hacían, después, con su bandoneón, se sumó a la musiqueda rindiendo homenaje al gran Cocomarola.

El padre Alfredo Manuel Silva Aldadez realizó una bendición a los presentes y le contó al Chango sobre el trabajo que hacía en los inicios de los homenajes a Cocomarola.

La pequeña bailanta preparada en la galería de La Casona Mitre contó con la presencia del Ballet Taita de mi tierra, que ofreció su danza al invitado.
Charlando con los presentes, Spasiuk agradeció a la señora intendenta y a todos por la invitación, expresó sus ganas de volver en otro momento del año y agregó: “Este es un gran regalo para mí, amo a Cocomarola, amo el chamamé, la verdad es que me hacen sentir muy bien”.
Finalmente, Spasiuk recorrió el museo deteniéndose en el “Rincón del Taita” donde hay exhibidas fotografías de Cocomarola. “Me voy con todas las bendiciones de San Cosme, tienen que venir, es un pueblo bello de calles con arenales, plantas de mangos llenas de frutas, vale la pena caminar por sus calles, conocer a su gente. San Cosme, la tierra de Cocomarola y de los Hermanos Barrios, tiene muchas bendiciones, hay que venir cualquier día del año”, expresó.