Encuestas

¿Que te pareció la Postulación del Chamamé en la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad?
1- Excelente
2- No estoy de acuerdo
3- No sabía
Los Blasitos
Martes, 25 de septiembre de 2018
Blas Martínez Riera Grupo en la cima de un género autóctono y argentino
“Chamamé” A pasos de ser patrimonio de la humanidad se muestra al mundo a través de algunos pocos que tienen la posibilidad de recorrer Europa y otros países como el caso de Raúl Barboza, Chango Spasiuk y algunos más.

El chamamé, este género todavía resistido dentro del folklore hoy se ubica a la par del tango a nivel internacional. La Fiesta Nacional del Chamamé una de las más importantes del país hace su lanzamiento como hace años, en la capital porteña, en la plaza seca del mismísimo teatro Colón, Chango Spasiuk y Nini Flores han tocado en el templo de la música clásica en Latinoamérica, décadas atrás lo hicieron Salvador Miqueri y Ernesto Montiel con el famoso Cuarteto Santa Ana, en su momento con Cacho Saucedo y Lucas Falcón en guitarras y voces y Blasito Martínez Riera en bandoneón. Quién diría que casi más de 60 años después, El Cuarteto Santa Ana ahora con la dirección del sobrino nieto de Montiel también llamado Ernesto tocarían en la plaza seca del teatro. Quién diría que los hijos de Blasito (el quinto elemento fundamental del genero) también serian de la partida pero con un plus, Blas Martínez Riera Grupo tiene la gigantesca responsabilidad de mostrar la Bailanta al mundo, desde la plaza seca, este grupo que toca en todos los escenarios disponibles, desde teatros, festivales, estadios y las famosas bailantas donde ellos hacen un estilo porque parten de la mitad con una impronta distinta, desde cómo se visten a lo que dicen y tocan, El mismo Spasiuk declaró que si tuviese que ir a tocar con un grupo, iría con ellos. Blas y Ernesto (los hermanos) acaban de volver de su gira por Corrientes, de llenar el mítico Colon de los Correntinos, el famoso teatro Juan de Vera, donde fueron las figuras de la noche, recibiendo una distinción a la trayectoria por parte de la fundación Cocomarola y SADAIC. Los “Blasitos” (llamados por sus fans) Todos los fines de semana recorren el conurbano bonaerense siendo de los grupos más pedidos y queridos del ambiente del chamamé, así tal cuales son también llegan a los grandes medios y los grandes escenarios, han participado del especial de chamamé que saldrá muy pronto por la tv pública y son de los más jóvenes, los más sabios y de los más sabios, los más jóvenes. Decir chamamé en Buenos Aires es sinónimo de ellos, estos hermanos chamameceros que no paran de tocar, eligieron este género para catapultarse pudiendo haberlo hecho en otro. Pasan los años y el chamamé va creciendo y va mostrándose como un gigante dormido, que vino (o vuelve) a empinarse como hace décadas atrás, ahora con nuevos nombres, nuevos hombres y mujeres que levantan la bandera o como le dice, elevan su “Nación” chamamecera, para conquistar el mundo, al fin.
Norma Tenco (Periodista)