Osvaldo Sosa Cordero
Sábado, 24 de octubre de 2009
Osvaldo Sosa Cordero


Osvaldo Sosa Cordero

Poeta profundo, auténtico, del sentir del paisano. Sus versos eran rezos. En cada metáfora derramaba lágrimas y evocación eterna hacia su Corrientes. Su recuerdo florece en el recuerdo de los que aman y respetan el folklore del Taragüí. Osvaldo Sosa Cordero nació el 6 de julio de 1906 en Yaguareté Corá -actual Concepción-. A los tres años su familia se radica en la capital correntina e incursiona en el aprendizaje del piano. Se siente inclinado hacia la música del terruño tomando el ejemplo de su padre que se ocupaba de la administración de estancias alternando con ejecuciones musicales.

Desde 1915 reside en Buenos Aires. Continuando sus estudios pianísticos en casa de sus tías. Entre los años 1925/26 Jaime Yankelevich -alma mater de la telefonía Argentina- le solicita temas en castellano para nutrir el repertorio de Samuel Aguayo, cantor, que solo hacia piezas en idioma guaraní. Nace su primera obra Naranjerita y seguidamente Juan Carlos Casas director de una empresa grabadora, le propone formar su conjunto propio con el rotulo de Osvaldo Sosa Cordero y sus Correntinos, el que perdura 20 años; realizo exitosa tarea discográfica contando con las voces de Jovita Luna, Pedro de Ciervi, Julio Lujan y el dúo Bertrán Silva.

Lo señalo como "tanguero" de alma y sus composiciones Cotorrito Bohemio, Labios Vírgenes y Embrujo este último compartido con el Jazzman Kalikian Gregor y que Gardel lo llevo al disco, aunque no llego a editarse.

Fue autor de varios libros de poemas, Diez Cantos Correntinos, Anchas y Romancero Guaraní que lo hace merecedor por la SADE, el premio Baldomero Fernández Moreno en 1962. Escribió Historia de los Varietes, dicto charlas sobre folclore en SADAIC, Casa de Corrientes, entre otras instituciones. Fue director de Cultura de la Provincia de Corrientes. Falleció el 19 de septiembre de 1986 en la Capital Federal. Lo recordamos como un artísta cabal y uno de los principales cultores de la música típica correntina.

Por la profesora: Lelia Esther Sirotinsky /Litoralito, Julio de 2006