Encuestas

¿Que te pareció la Postulación del Chamamé en la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad?
1- Excelente
2- No estoy de acuerdo
3- No sabía
¿Cómo es parir una canción?
Jueves, 12 de abril de 2012
¿Cómo es parir una canción?
Para quienes escribimos desde el corazón, con tinta de sangre, con emoción que hace brotar agua de los ojos, escribimos y las palabras son puñados, pedacitos de alma lanzadas al viento, no sabemos nunca donde va, a quienes llega, simplemente escribimos porque nos urge la necesidad de plasmar esos sentimientos, esos pensamientos, eso que sentimos tan fuertemente, latiendo al compas de nuestro espíritu…

Así fue que una madrugada, deambulando por mi teclado, nació “Agua y Chamamé”, rápido, de una sola vez, cada palabra venía sola detrás de la otra, quise contar lo que es el chamamé para mí, la música del agua, así como la chacarera es de la tierra, y el poder inconmensurable que tiene de apaciguarnos, de curarnos, de alegrarnos el alma, pensé en Marily Morales Segovia que me confesó que siente que se cura cuando escucha chamamé, pensé en los colores, los olores, los sonidos todo lo que se me ocurre cuando escucho chamamé, cuando viajo en sus melodías, y la dejé salir, con versos sencillos, sin rebusques, con sinceridad absoluta, con los errores métricos de quien escribe sin haber aprendido académicamente, en fin escribí con el alma…

Publiqué mis versos junto a una imagen simple y contundente de una gota de agua a punto de caer, quien sabe en qué oídos! Como el Chamamé, para germinar todo eso que las buenas semillas saben germinar, y un buen amigo la vio en la Revista Corrientes es Chamamé 2012, un maestro chamamecero de tierras lejanas, de Río Grande do Sul en Brasil, Juliano Javosky, a quien tuve el gusto enorme de conocer en la Fiesta Nacional del Chamamé junto a su esposa y su maravilloso grupo, de corraleras bordadas, la de él con una bandera argentina, con una delicadeza que me llamó la atención y así disfrutamos una charla entretenida y llena de entusiasmo por nuestro chamamé, conocí cómo lo interpretaba y ví la respuesta de la gente que cada vez se sorprende más de escuchar nuestra música hecha con calidad y respeto por músicos de otras tierras.

Juliano me preguntó si ya tenía música, le dije que no, inmediatamente se ofreció a crearle una que ya sentía y quería darle a estas palabras hechas versos, y así con muchísima gratitud de mi parte y mucha alegría de los dos, nació esta canción, mi primer chamamé!

Silvia Muñoz Velcheff