Encuestas

¿Dónde disfruta más del Chamamé?
1- En los festivales
2- Con los amigos
3- En mi casa
4- Cuando estoy lejos de mi tierra
“Vengo a decir…”
Martes, 22 de noviembre de 2011
“Vengo a decir…”


 

La historia de los pueblos, puede “vivirse” a través de su música porque el Arte Popular exhibe los pasos del ser y el hacer de la gente.  En tiempos de fuerte globalización, la exhuberancia interpretativa, convirtió a Los de Imaguaré en verdaderos artífices de la “glocalización” (el dar a conocer Corrientes, es hacer que la fuerza de lo propio conmueva, comunique y enorgullezca).

 

Por Marta Chemes

Fundación E JENDÚ Arte Ciencia y Cultura






La verdad del correntino lleva en Los de Imaguaré una larga vida fluyendo a través de la poesía cantada: La palabra de voz en pecho de Julio, se repite como eco en miles de gente –sin diferencia generacional- que, por sentirse interpretados, cantan, dicen o recitan sus versos o los de Paí Julián Zinni.

 

Julio Cáceres una vida sintiendo, pensando, creando, expresando, haciendo y luchando con la coherencia propia de un Artista Popular de pura raza.  Viene militando la responsable dirección de Los de Imaguaré; esto no es sólo dirigir un grupo musical es liderar un movimiento donde la música, la poesía y la interpretación instrumental son sólo una parte de la gran vertiente cultural que despliegan. Su alto sentido de la misión que lleva, le ha hecho mover con destreza el timón del tiempo.  Atravesar e integrar a la historia de Los de Imaguaré la presencia y ausencia de inolvidables artistas; conservar impecable el “estilo Imaguaré” en el paso de los años –sin defraudar jamás a sus seguidores- ; elevar al rango más respetable en Corrientes, Argentina y parte de América su repertorio con obras que ya son parte del Patrimonio Cultural del Noreste Argentino.

 

Para no caer en la injusticia de los olvidos, pongo a todos los músicos que fueron, en Gringo Sheridan, y vaya un trino de su fuelle como homenaje por sus pasos Imaguaré a Bruno Mendoza (bandoneón).  En el presente, destaco la instrumentalidad invalorable de Favio Acevedo (guitarra), el genio del fuelle en Pablo Lenchi Bentos, el bajo de Matías Quintana, piano y teclados de Hector Ojeda, la guitarra de Rafael Flores, las voces de Nicolás Cáceres y la del gran maestro Julio Cáceres, creador, poeta, cantor y artesano que va tallando el espíritu de las jóvenes generaciones.

 

Liderar un acontecimiento cultural de la magnitud de Imaguaré abre una huella muy especial de Julio Cáceres en la historia de la música correntina.  Es justo celebrarlo, porque la responsabilidad de la dirección contiene un peso que multiplica el esfuerzo y su mérito: No perder la mística creativa e interpretativa de un proyecto artístico; velar por el alimento y sostén de la familia de los músicos; cuidar de su hogar junto a su dulce compañera Lidia; sostener una celosa mirada sobre sus cinco hijos; re-crear talentosamente el repertorio Imaguaré haciendo estallar de emoción a quienes nos sentimos “cantados/interpretados” en su voz.

 

Por todo esto digo desde la sabiduría de mis canas admiro a mi amigo. Ha logrado no sólo ser un gran creador, un gran Artista, además, es un Hombre bueno y esto ¡enorgullece a nuestra gente!

 

 

En Buenos Aires hay trabajo (Hjeí) Y bueno, agarrá nomás tu avío, que viene el tren, claro, cada uno de los que se fueron partió con sus sueños; sus deseos; sus ilusiones. Todo esto, entró en las calchas.  Lo que ninguno puede evitar, es sentir el fuerte y lacerante sonido de un chamamé abriendo la herida del destierro.

 

Y pasan los meses; los años y crece el amor por los olores, los sonidos, los sabores, el saludo ¡¡Ni el aire es igual!!  Crece la evocación. Y llegan ellos.

Los eternos obreros de la cultura!  Los que llenos de Amor y Respeto viajan con las arcas llenas de música y palabras.  Más de tres décadas tomando la bandera de alimentar el amor por lo nuestro!!

 

Lejos están de ser sólo un grupo musical. Este grupo de hombres chamemeseros, es el bastión de un movimiento donde cada hito de la cultura guaraní; de la semblanza criolla; se convierten en bandera de un antiguo modo de ser, donde la Consideración, el Respeto, el Amor por lo nuestro, la Devoción, son sólo algunos de los valores que se despliegan como fuente para beberlos hechos música y poesía!!

 

Y así fue la Noche del Vera reflexión; poesía cantada, alegría y emoción.  Como siempre: un acontecimiento para nuestro Arte Popular.