Letra de Leopoldo Castillo y música de Eustaquio Vera
Compañera
Noble compañera
dueña de mis horas
canta quien te adora
con ciega pasión;
la canción sincera,
la canción más pura
hecha con ternuras
de mi corazón.


II
Eres de Corrientes
la flor admirada
eres tu la amada
del fiel trovador;
que su amor ardiente
lo expresa cantando
y hoy va pregonando
su dicha mejor.

III
Cantando proclamo
mi joya preciosa
eres tu la diosa
de mi devoción;
mas cuanto te amo
no han dicho mis versos
pero el universo
sabrá mi pasión.

Noble compañera
dueña de mis horas
canta quien te adora
con ciega pasión;
la canción sincera,
la canción más pura
hecha con ternuras
de mi corazón.

II
Eres de Corrientes
la flor admirada
eres tu la amada
del fiel trovador;
que su amor ardiente
lo expresa cantando
y hoy va pregonando
su dicha mejor.

III
Cantando proclamo
mi joya preciosa
eres tu la diosa
de mi devoción;
mas cuanto te amo
no han dicho mis versos
pero el universo
sabrá mi pasión.