Encuestas

¿Dónde disfruta más del Chamamé?
1- En los festivales
2- Con los amigos
3- En mi casa
4- Cuando estoy lejos de mi tierra
Por Silvia A. Muñoz Velcheff
Grito Macho


 
Tengo en mi pecho guardado,
Como en cofre, un sapucay
Que no lo puedo gritar
Porque es propio de los hombres
Y en la mujer se ve mal.

Tiene el perfume del campo
Tiene el recelo del monte
Tiene miel en los acordes
Y es como el raro aguará
Que en su carrera furtiva
Es presa y también cautiva
De una triste realidad
De prejuicio, de porfía
De querer ser algún día
Solo alguien que vive en paz…

La mujer y el sapucay,
Dos cosas que no van juntas
Dos que no son como yunta
De buey y arado detrás
Como en la historia y la guerra
La mujer es la que espera
Y el hombre quien va a pelear…
Es que fue así que contaron
Algunos que se olvidaron
Lo que paso en Paraguay…

La mujer y el sapucay,
Un callado compañero
Que es el grito pero en silencio
De la que quiere expresar
Tanto sentir alegría
O tristezas cada día
En la música y la vida,
En familia o soledad.

Entonces, yo me pregunto
Que hago con este grito
Que ya no quiere esperar?
Que hago con lo que pasa
En mi alma cuando me abrasa
La música y un cantar?
Pido al hombre compañero
Que me acompañe y acuda
Si falta el aire en ayuda
Porque hoy yo quiero gritar
Desde adentro, desde siempre
En este grito latente
Que hace tiempo quiere estar
Al lado de los que luchan
Al lado de los que escuchan
Al lado de los que pueden
Un sentimiento expresar.
Una mujer soy señores
Que quiere al viento lanzar
Al compás de un chamamé
Claro y fuerte, UN SAPUCAY!