Encuestas

¿Cuál es su instrumento favorito dentro del Chamamé?
1- Guitarra
2- Acordeón
3- Bandoneón
4- Contrabajo
5- Percusión
6- Otros
Cacho Vedoya:"Poesía supra Paraná"
Martes, 18 de octubre de 2005
Cacho Vedoya:"Poesía supra Paraná"



Sus manos se apoyaban sobre las barandas de la costanera correntina. Vedoya tiene un tono de voz tan particular, que pareciera siempre hablar al corazón. "De mi niñez te cuento" - comienza el diálogo - "que fue tan placentera, que a veces pareciera que utilizara la poesía como una forma de regreso a esa niñez".
Itatí ha sido su pueblo natal. Allí fue el "pahague", como lo llamaron los paisanos. "Soy el último de tres hermanos, el pahague, el último hijo de una familia de maestros". En una charla de más de una hora, sobrevuela en cada instante Itatí, el río Paraná, los árboles de la selva, la gente del pueblo.
"El hombre era y es importante, entonces nos preocupábamos y nos ocupábamos de las personas", comenta Vedoya al respecto de sus primeros años. "Por darte un ejemplo, alguien se enfermaba en Itatí, y todos estábamos pendiente del enfermo que vivía en tal lado. Inclusive yo como era chico, me mandaban de mi casa para preguntar como había amanecido el enfermo".
Todo ese universo no se ha separado jamás del poeta. "Aquello hizo tener en mi una referencia principal para mi poesía, gente de un pueblo, estos seres con nombres propios, algunos con sus oficios y otros con su profesión".
En la casa familiar de Vedoya se respiraba libros y escuela. "Mi padre fue director de la escuela Nacional de Itatí, mi madre también fue maestra, mi hermana, mi hermano y yo también". Vuelve a dibujarse una sonrisa en su rostro. En aquella familia de docentes, en la mesa, entre mate y mate, en todo periquete se respiraba el aroma escolar.
Como el río que va siguiendo su curso, también el poeta va marcando su camino y crece, crece. "Mi padre era el super hombre, el era lo máximo. El me fue inclinando hacia la lectura, hacia la escritura también".
Vedoya no duda en recordar a su padre como un gran poéta. Sus comienzos literarios hablan mucho de aquella época, rodeado de maestros y de libros. Vuelve a su memoria los “Romances Argentinos” de Arturo Capdevilla. "Comencé a escribirle a Belgrano y a los próceres que conocí", así se inicia el trazo de la pluma de "Cacho" Gonzalez Vedoya.
Sin mediar pausa alguna, comenta que él no pensaba que la poesía lo atraparía "tanto como lo ha hecho". Y este detalle viene en el marco, con sus 64 años, el poeta continúa rescatando la memoria de su pueblo. "No se si volvoré a Itatí, pero si puedo decir que a pesar de los años que vivo en corrientes, nunca he abandonado Itatí.
El ha ejercido la docencia durantes años, tanto en los pagos de Itatí como en sus picadas profundas. El río es el ave que sobre vuela a lo largo de toda la conversación. "Después de haber contemplado el agua que corre, ese río se mete en la sengra, y volves a tu casa transformado", sentencia el poeta. El mismo agrega que "uno es hombre de río, alguien que conoce, que ama al río, comparte con el río y casi dialoga con el río, y encuentra en él muchas de las explicación de la vida”, ese es “Cacho”.
Gonzalez Vedoya entre en comunión con todos. También el árbol entra en juego, “desde mi infancia y hoy tiene tanta vida como en aquellos años”. "Desde niño recuerdo que el arbol comenzó a tener una conmitancia conmigo, eso hace que lo vea un poquito más alla de lo que puede ser un elemento del paisaje; algo mucho mas que eso”.
El poeta formo parte de los trovadores de los años ´70. "Eso siempre agradeci a la vida, el poder haber estado en la época de "Canción Nueva Correntina". En aquellos años, comenzaron a gestarse los rapsodos de la nueva canción, Antonio Tarrago Ros, Teresa Parodi, Marily Morales Segovia, Gonzalo "Pocho" Roch, entre otros.
En los 70 decae el interes por la música Salteña, que ya por los 50 había tenido su fulgor. Vedoya por aquellos años grabo, junto a Gonzalo "Pocho" Roch, unas cuantas Sambas, y cuenta que lo hicieron por que en aquella época "hablar de folklore era hacer una samba".
Aquel certamen de "Canción Nueva", volvió la mirada sobre la tierra, el agua, la vegetación correntina. El chamamé era entonces una música de campo, y no todos conocían el campo. "Romero Maciel, entre otros, fue el encargado de traer al chamamé a los salones de la ciudad de Corrientes".
Vedoya comienza en aquellos años a profundizar su vida literaria. Su primer libro data de esos años, cuando Gonzalo "Pocho" Roch intensifica la musicalidad de los versos del poeta. Esto les permitió recorrer el litoral, mostrando el libro con canciones e ilustraciones de Juan Carlos Soto.
La pluma de Vedoya no ceso con el curso de los años. Este año ha puesto al sol su libro "Agua de Río", que tiene el aire de Itatí, su paisaje y su río, todo en un lenguaje desbordadamente poético.
Sí algo caracteriza este libro, es precisamente el espacio abierto al lector. "Siempre me gustaba la poesía breve, las cosas cortitas pero profundas". Es por ello, tal vez, que en este libro "hay más espacios para el lector que para el que escribe, en música sería ocupar más el silencio que la nota" - aclara el ingente “Cacho” Gonzalez Vedoya.

por paulo f. ferreyra para corrienteschamame.com



Termas del Foro


01/09/2013 07:08:17

29/08/2013 06:18:09

20/08/2013 10:54:30

Ultimas Entrevistas


28/07/2014 07:16:00

22/07/2014 09:48:00

23/04/2014 09:35:00

Datos de contacto

www.corrienteschamame.com
San Lorenzo 1788
3400 Corrientes,
(+54) 0379 4425938 / 0379-154803722

corrienteschamame@gmail.com