Encuestas

¿Que te pareció la Postulación del Chamamé en la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad?
1- Excelente
2- No estoy de acuerdo
3- No sabía
Chamamé
Miércoles, 05 de julio de 2017
Los de Imaguaré, 40 años en el camino del amor con el chamamé
El grupo liderado por Julio Cáceres, celebra hoy sus 4 décadas de vida. Surgidos de los recordados “Los Hijos del Paiubre”, el músico compositor junto a Joaquín Sheridan fundaban, un día como hoy a Los de Imaguaré. La celebración aniversario será el 9 de septiembre en el club de Regatas.
Con el espíritu efervescente de jóvenes soñadores, al rescate de la identidad correntina basados en la tradición guaraní, hace 40 años nacía Los de Imaguaré, grupo emblema del chamamé. Luego de integrar “Los hijos del Paiubre” junto a Julián Zini, en 1977 Julio Cáceres y Joaquín “Gringo” Sheridan fundaban a Los de Imaguaré y un 5 de julio, aniversario de Mercedes decidieron bautizarlo en el popular programa “Pampa y cielo” en LT7, Corrientes.

Su voz inconfundible, expresión que embriaga de emoción y correntinidad, Julio Cáceres sigue engendrando valores y sentimientos en la comunión de cada canción envueltas de poesías que mantienen encendida la vigencia plena de este grupo “de antes”. La frescura la mantienen sus hijos, Nicolás y Federico proveniente de esta estirpe chamamecera que imprime la fuera generacional que requiere el género, como sucedió hace cuatro décadas con su padre y otros artistas.


Cáceres todavía mantiene ese gusto esquicito por el buen vestir. “Nosotros cuidábamos los detalles, cuando comenzamos con Los de Imaguaré nos dedicamos a trabajar en el concepto artístico y eso incluye el vestuario”, refirió Julio, sin dejar detalles suelto al zara durante la entrevista con época. “No nos poníamos cualquier cosa y nos cuidábamos de todo, si nos poníamos moño en esa época que criticaba “el chamamé se puso el moño” y para no entrar en esas cuestiones solo decidimos andar de saco de calle”, refirió entre risas.

En el cómodo y elegante sillón de la sala de biblioteca de La Alondra, ayer junto con uno de sus hijos Nicolás, recibieron a la prensa. Siempre predispuestos al diálogo y de buen humor, la charla recorrió anécdotas y recuerdos, pero resaltando el excelente presente que viven, donde el grupo mantiene su plenitud al calor de la familia.

“Pasaron muchos artistas por el grupo, fueron cambiando y hoy Los de Imaguaré está integrado por la familia, mi esposa y mis hijos, todos colaboran y aportan a mantener y hacer crecer este sueño Imaguaré”, refirió.

Transitaron tantos caminos, escenarios, recorrieron el país tantas veces, fueron multipremiados y su canto, emotivo y sincero, ha soltado al viento de numerosos festivales el sentir chamamecero. El presente para ellos es inmejorable, desde noviembre de 2016 vienen recorriendo distintos escenarios compartiendo y celebrando con la gente este espectáculo especial denominado “40 años de amor”, que hoy celebran recordando la fundación del grupo.

“Fueron 40 años de amor, lo digo porque verdaderamente lo siento”, refirió Julio. A esto agregó que la vigencia, después de tantos años es un motivo de felicidad “y estamos muy agradecidos”.

“Andamos permanentemente recorriendo esto que yo llamo región chamamecera, no es una provincianía correntina sino que se expande sobre el espacio grande del área guaranítica de lo que hoy es el Mercosur”, dijo el cantante y compositor. Estos conceptos, que ahora resuenan fuerte en el chamamé, fueron pregonados hace 40 años por el grupo. “Nación Chamamecera”, “Herencia guaraní”, “unión latinoamericana”, “patria chica amada”, entre tantos otros llegaron en los versos de Cáceres. “Y nosotros felices de haber anticipado toda esta visión cuando todavía no se hablaba de todo esto y nosotros ya salíamos a predicar sobre toda esta área guaranítica y que tenía como elemento central al chamamé”, comentó.

Su baúl anecdotario está repleto de historias, emociones y recuerdos alegres y tristes por supuesto, el más doloroso es por supuesto el lamentable accidente de Bella Vista donde perdieron la vida 8 folcloristas, entre ellos Joaquín Sheridan y su hermano Michel quien también integró Los de Imaguaré.

Pero destaca los recuerdos felices, de tiempos cuando eran soñadores de un mundo mejor, integrando “Los hijos del paiubre”, formación que duró muy poco con ese nombre, pero que engendró luego a Los de Imaguaré. “Cuando el gringo (Sheridan), me propone formar el grupo decidimos trasladarnos a Corrientes con una selección de poesías mercedeñas y canciones testimoniales, dedicadas a la familia y al amor, que no lo cantábamos en el escenario solo en ronda de amigos”, recordó Julio y añadió; “Ellos fueron los que nos impulsaron, nos decían ustedes tienen que armar un grupo para que estas canciones no queden en Mercedes y eso sucedió con Los de Imaguaré”, comentó con un brillo especial en sus ojos.

Así salía a la luz este grupo chamamecero que logró ganarle al paso del tiempo. Camino musical iniciado el 5 de julio de 1977 y que durante este andar regaron por el suelo guaraní, las glosas de Julio, su forma de recitar y de cantar, que marcaron el camino que hoy los encuentra en cada escenario rodeado de multitudes.

Es una fecha especial que siempre permite un revisionismo personal de la historia, unas hojeadas al pasado para sonreír y seguir hasta el final del camino y más profesando la cultura chamecera.

Hoy la actualidad es plenamente feliz y familiar. “Trabajamos en familia, pensando en mantener intacta su esencia que inició papa y que con responsabilidad y compromiso tratamos de llevar de la mejor manera posible, nosotros sus hijos”, comentó Nicolás durante la entrevista.

Sobre su incorporación al grupo, explicó que en realidad se siente Imaguaré desde que nació.

“La verdad fue una decisión que la puso Dios en mi camino. Ser parte de Imaguaré fue algo natural para mí porque conviví toda mi vida. Desde que nací y desde lo artístico hace más de 15 años acompaño este sueño Imaguaré”, explicó.

En este contexto añadió que sus inicios en el escenario fue por iniciativa e insistencia de Julio. “Papa me dijo para cantar unos temas en un espectáculo en el parque Camba Cuá dedicado a las madres en octubre de 2001. Me invitó a cantar unas canciones y después comencé a acompañarlos en los viajes, papa comenzaba a invitarme a los escenarios, me decía; “ya que viviste vamos a cantar ese tema que hicimos juntos”, y cuando me di cuenta que ya me involucré plenamente a los de imaguarè”, recordó.

Hoy además de cantar, siente una pasión por lo que hace, desde hace una década se capacita en el canto, pero además es el motor del grupo teniendo una participación fuerte en la producción. “Me preocupo no solo por las canciones, mi hermano Federico se encarga de la parte técnica y yo estoy pendiente de lo escénico, para mí la puesta en escena la incorporación de la danza, la gráfica, entre otras cosas son factores fundamentales”, explicó.

Por delante aún tienen muchos proyectos y sueños, pero se dedican por ahora a disfrutar el presente, la familia y la comunión con su público ferviente, vayan a donde vayan. El canto Imaguaré sigue creciendo con el mismo sueño de ayer pero con la feliz realidad del hoy.


Imaguaré, proviene del guaraní “Ymaguare” que alude a la memoria. Literalmente significa “de antes”. “La palabra está castellanizada para una mejor pronunciación, al igual que otras de uso corrientes como Iberá que debería expresarse Yvera”, refirieron desde Los de Imaguaré.


Los discos revelan su esencia cultural

El éxito de Los de Imaguaré fue casi de inmediato, una musicalidad creativa osada y de calidad que permitió que el grupo mantenga durante cuatro décadas una vigencia inagotable. Esta expresión particular hecha música, canto y poesía, permitió al grupo transitar un camino cultural con un estilo propio, único e inigualable atesorado 18 discos que marcaron su carrera.

Con el sello “Music Hall” registraron su primer material denominado “Viajero de sueños” (1978). Al año llegó “el camino del amor”, luego fue “Chamamecero” y “Nuestro canto”.

En 1983 sale a la luz “Memoria de la sangre”, “Los de imaguaré”, “Alma de Calandria”, en 1989 lanzan “Pequeñas Historias De Mi Pueblo”, al año aparece el disco “Mi Regalo Fragante”, “Otoño de mi pueblo” en 1991, “Con memoria y esperanza”, “Las voces de mi gente” en 1995, “Nuestro Vivir Chamamecero”, “Canciones Al Viento” en 2001 y “Lo Que Callan Mis Paisanos”. Y por último “Vengo a Decir” en 2011 y “Desde la roja sangre” en 2014.

Viajeros de sueños


El canto Imaguaré tiene cuatro años de vida, refiere a los valores de la tradición cultural del área guaranítica, nuestro modo de ser, como popularmente se denomina el “Ñanderekó”. “Es familia, identidad, sentido festivo, fe y religiosidad, amor sentido de pertenencia, historia y mucho más”, explicó Nicolás Cáceres, que además de cantar es el productor de los espectáculos que realiza el grupo.

Durante este tiempo, ya iniciando el camino hacia las bodas de oro (50 años) Los de Imaguaré mantuvieron intacta su esencia, en la palabra que se hace viva en los versos y en el chamamé, “en definitiva tiene impresa el carácter poético de Julián Zini y de papá”, expresó el Nicolás.

El grupo participa desde sus albores de fetivales y principales fiestas, pero también fue generador de eventos que marcan un estilo muy particular, principalmente con los espectáculos temáticos. “Hicimos numerosos eventos pero también propuestas temáticas y homenajes como por ejemplo ‘Lo que callan mis paisanos”, tributo a Osvaldo Sosa Cordero, ‘Nderérape che General’ homenaje al general San Martín, ‘Lo que quisiera decir’ tributo a Ernesto Montiel, ‘Memoria de la sangre’ aportes para la identidad, entre otros”, recordaron.

Nacen con las raíces empapadas en la cultura, no solo con el espíritu puesto a difundir esta expresión sino que abrazan el incansable trabajo del constante estudio y la puesta en valor de la tradición Guaraní. “El chamamé no es solo cantar, es un compromiso profundo con lo que somos, difundir los valores de nuestra identidad a la vez que nos encomendamos a aquella tarea inicial cuando fundamos el grupo de proponer la integración latinoamericana”, expresó Julio Cáceres con la mirada profunda y brillante de un eterno juglar.

Esta idea revolucionaria, se nutrió del trabajo de un grupo de mercedeños de investigación folklórica. Fue grupo “fuerte y aguerrido” que nace a instancias de la “Tía Nerea” Avellanal, junto a Julián Zini y Julio Cáceres quienes recrean el chamamé y las danzas tradicionales correntinas, aún aquellas que la inquieta directora pudo exhumar en sus curiosas andanzas por el campo correntino.


“En 1983 estos trabajos permiten publicar el libro ‘Camino al chamamé: aporte para el esclarecimiento de nuestra danza folklórica’ junto a tía Nerea y Julián Zini y al año siguiente junto a Julián siguiendo esta línea publicamos ‘Memoria de la sangre: aporte para el esclarecimiento de nuestra identidad”, recordó Cáceres.

Eso fue, además de la propuesta artística de excelencia que caracterizó al grupo, la identidad más pura de Los de Imaguaré quienes “buscamos en el pasado, en el tiempo Ymaguaré, los fundamentos que afirman estas ganas de crecer”, refirió en la voz perfumada de un poeta soñador como Julio Cáceres.


“Sueño Imaguaré”, son el hoy desde ayer

El grupo chamamecero Los de Imaguaré, comienza su labor artística el 5 de julio del año 1977. Dos jóvenes le daban vida al proyecto musical y cultural: Joaquín Shéridan (bandoneón y acordeón) y Julio Cáceres (guitarra, canto, recitados).

En la actualidad el grupo está integrado, además de Julio, por Nicolás Cáceres, Federico Cáceres y Julio Cáceres, con sus distintos integrantes, se ha constituido en una presencia innovadora en el quehacer cultural de la región, marcando profunda huella en el ámbito de la cultura nacional, con proyección latinoamericana.

La tarea de Los de Imaguaré se apoya, en los comienzos, en la obra poética del padre Julián Zini, luego incorporan distintos poetas de la región y de la provincia: Ramón Ayala, Linares Cardozo, José Pedroni, Roberto Romani, Franklin Rúveda, Osvaldo Sosa Cordero, Román Vallejos, por citar algunos.

Artistas nacionales como José Hernández, Jaime Dávalos, Atahualpa Yupanqui, Armando Tejada Gómez y latinoamericanos como Rubén Darío, José Martí, Pablo Neruda. Clásicos de la literatura española como Calderón de la Barca y Antonio Machado.

“Hijos del silencio somos, el viento nos bautizó y, hecho canto recorremos, el camino del amor. Peregrinos, soñadores, hacia el tiempo de la flor. Viento norte musiquero, correntinos, si señor” soltó en versos Julio Cáceres.



Algunas Distinciones

Consagración Cosquín 1981

Festival Nacional del Litoral, Posadas (Misiones)

Palmera de Plata del Festival de Guadalupe (Santa Fe)

Riel de Bronce Festival del Riel, Basavilbaso (Entre Ríos)

Nominación para los premios ACE de la música 1994

Premio Taragüi, rubro: canto popular. Corrientes 1995

Reconocimiento de la H. Cámara de Diputados de la Nación 1997

Premio Consagración de la Fiesta Nacional del Chamame, otorgado por SADAIC. Corrientes 2011

Mención de Honor “Senador Domingo Faustino Sarmiento”, otorgado por la Honorable Cámara de Senadores de la Nación en 2012.

Reconocimiento a la trayectoria, otorgado por el Gobierno de la Provincia del Chaco 2016.

Festival Nacional del Chamamé en Federación, premio Cachencho de Bronce 2017

Fuente: DiarioÉpoca